La economía rusa se contrajo un 7,9% en 2009, su peor caída desde 1994, pero la cifra fue mejor de lo que algunos economistas habían previsto, según los datos preliminares publicados el lunes. Unas exportaciones más altas de lo previsto, más que la demanda interna, fue lo que explicó que la caída del PIB fuera menor del 9% previsto, dijo Goldman Sachs. La caída del 77% de los precios del crudo, la exportación principal de Rusia, afectó fuertemente a una gran parte de la economía en 2009. La construcción cayó un 16% tras subir más de un 10% en los años anteriores, mientras que la industria manufacturera se contrajo un 14% tras una subida del 0,2% en 2008, dijo el servicio de estadísticas federal el lunes.