3, 2 , 1… los resultados empresariales del segundo trimestre están a la vuelta de la esquina. Pasado mañana se abre oficialmente la temporada de presentación en nuestro país y toca demostrar si las empresas españolas realmente han sobrevivido a los envites de la economía nacional. Aunque no tengamos un pulpo adivino, el consenso ya vaticina una campaña positiva en la que los grandes y más diversificados, una vez más, se llevarán la palma, inyectando, con ello, energía a los mercados de renta variable.
El miércoles Banesto será el encargado de dar el pistoletazo de salida y desfilar por una pasarela desierta con todas las miradas puestas en él, pues puede ser una antesala de los resultados que publiquen el resto de financieras, uno de los sectores que más atención despertará en esta campaña.

Pero, ¿qué podemos esperar de los resultados que presente las financieras? Soledad Pellón, analista de IG Markets, contesta que “la banca puede darnos sorpresas positivas porque es verdad que con la barra de liquidez que se ha abierto al sistema financiero, se han saneado cuentas y los que han tenido que devolver dinero, ya lo están haciendo o lo han hecho por completo” y, consecuentemente “unos resultados positivos podrían animar al estos valores en bolsa”. Los expertos coinciden en que los grandes bancos no defraudarán. Recordemos que en el primer trimestre Santander se pavoneó de unos de los mejores resultados de la Era Botín. En los tres primeros meses de 2010 la entidad cántabra ganó 2.215 millones de euros, un 5, 7 % más que en el mismo periodo de 2009, y lo que es más importante, su tasa de morosidad se mantuvo un 2% por debajo de la media del sector en el 3,34 %. Por su parte, el BBVA obtuvo un beneficio neto atribuido de 1.240 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supuso un 0,2% más que en igual periodo de 2009, aunque estuvo por debajo de las expectativas por el aumento de provisiones.

Como antesala de estas cuentas, conoceremos el día 23 los definitivos resultados de los tests de stress la banca europea, de los cuales, ya se ha filtrado que BBVA y Santander son alumnos aventajados y los mejor posicionados tras la crisis, con cuentas saneadas que se esperan luzcan en estos días. Otro caso es la banca pequeña y mediana que Sara Pérez Frutos, directora general de Dracon Partners EAFI, avisa que “pasarán los test de stress con un aprobado justo e incluso tendremos sorpresas negativas por parte de las cajas de ahorros, por lo que ya se está preparando ayuda”. La morosidad y los cargos por activos inmobiliarios parece que continuarán siendo el lastre de los resultados de la banca pequeña y mediana, porque, “sus cuentas permanecen condicionadas por las provisiones y por una morosidad que no ha marcado todavía el punto de inflexión”, avisa Pablo García, director de renta variable de Oddo Securities

Principales benefactores de las cuentas de las compañías españolas son los países emergentes que están engrosando sus arcas gracias a su crecimiento interno y consecuente aumento de la demanda. Así lo justifica Eduardo Antón, analista de Inversis Banco, quien manifiesta unas perspectivas positivas para esta campaña de resultados por dos razones, “principalmente porque la gran mayoría de las compañías que cotizan en España no reflejan la verdadera situación de la economía española, pues en muchas de ellas la mitad de sus ingresos provienen de economías emergentes que están creciendo a un buen ritmo, y donde estas compañías se están vendiendo y ya están muy bien posicionadas”. En este sentido, las apuestas de David Pomfret, jefe de tesorería de EBN Banco, son “BBVA, Santander, Telefónica, Mapfre y Repsol”.

Otros valores que podrían sorprender positivamente con sus cuentas, según Antonio Aspas, director de Aspas Inversiones, son Telecinco y BME. La primera presentará unos resultados magníficos por los beneficios que le ha granjeado el Mundial de Fútbol a nivel de publicidad” y la segunda “debería sorprender porque los volúmenes han estado muy bien en el primer semestre”.

Por otra parte, Jesús Pérez, de especulacion.es, mantiene que “el sector alimentación puede ser uno de los que sorprendan positivamente, como Ebro Puleva, así como las compañías de materias primas. Esto último justificado porque la potente demanda de los países emergentes y la debilidad del euros, que está favoreciendo a este tipo de compañías europeas.

Si finalmente se cumplen las buenas previsiones Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI, dice que “animarían la renta variable y contribuiría a eliminar en parte los temores de los inversores”, dice