Los dos antiguos pozos petrolíferos de la costa de Tarragona en los que Repsol YPF ha empezado a trabajar podrían producir casi 8.000 barriles de crudo al día, lo que supone multiplicar por más de cuatro la actual producción española. Según publicaba la prensa, las pruebas iniciales de producción de crudo ligero que la empresa española ha realizado en estos dos yacimientos arrojan esta previsión inicial.
Hasta abril del 2009, se han extraído 1.926 barriles diarios de los cuatro pozos que hay operativos en España, de los que un 90,9% proceden de los yacimientos de Repsol. Los nuevos trabajos para extraer crudo que está llevando a cabo Repsol se concentran frente a la desembocadura del Ebro, en los antiguos pozos de Lubina y Montanazo, que hace quince años se descartaron explotar por dificultades técnicas.

Sin embargo, los avances tecnológicos permiten ahora conocer la calidad del crudo almacenado y hacen posible su extracción, lo que ha reactivado el interés de la compañía por estos yacimientos.

En principio, los pozos de Lubina y Montanazo se conectarían con la plataforma Casablanca, situada a 43 kilómetros de Tarragona.

Esta plataforma, que constituye el mayor yacimiento de España, se eleva 75 metros sobre el nivel del mar y extrae alrededor de 4.000 barriles de crudo diarios, según Repsol.