El beneficio de Renta Corporación se multiplicó casi por cinco veces en los nueve primeros meses del año hasta 10,3 millones de euros, frente a los 2,1 millones que obtuvo en el mismo periodo de 2016.

Estos resultados muestran algunas ventas como la del edificio Mercurio en la Vía Augusta y la del hotel Open en Barcelona, o los inmuebles situados en la Plaza Isabel II y en la calle General Moscardó en Madrid.

Explica Renta Corporación en una nota de prensa que durante el tercer trimestre del año se han adquirido inmuebles en Madrid para la Socimi que Renta Corporación gestiona en exclusiva, por importe de 48,1 millones de euros.

La cartera de negocio de la inmobiliaria a cierre del mes de septiembre de 2017 asciende a 186,9 millones de euros, a los que se les debe sumar un importe estimado de 35 millones de euros en activos que Renta Corporación gestiona para la venta en alianza con fondos inmobiliarios. La compañía cuenta con otros activos comprometidos para la Socimi por un valor cercano a los 95 millones que se irán adquiriendo en los próximos meses.

La deuda neta total asciende a 29,6 millones de euros, lo que supone un incremento respecto al cierre de 2016 de 8,2 millones de euros debido al incremento en la financiación de nuevas operaciones.

Cambios en el Consejo de Administración

De manera paralela, el Consejo de Administración de Renta Corporación ha aprobado la incorporación de Manuel Valls Morató como nuevo consejero independiente y miembro de la comisión de auditoría de la inmobiliaria. Valls tomará el relevo de Juan Gallostra Isern en el próximo Consejo de Administración del mes de diciembre. Gallostra ha anunciado su decisión de renunciar y, por tanto, cesar en su cargo de consejero, al perder su calificación como independiente tras cumplirse 12 años de su incorporación al consejo de la compañía.

Renta Corporación