El Reino Unido no está a salvo de los actuales problemas de la zona del euro, según el Banco de Inglaterra.
En su último Informe de Estabilidad Financiera, el Banco de Inglaterra pide que se someta a nuevas y rigurosas pruebas de stress a la banca europea.