Quizás las empresas norteamericanas más emblemáticas deberían de tomar nota de las quiebras promovidas desde el gobierno.

Las acciones de General Motors (GM) suben un 15% desde que la nueva GM salió a la bolsa a mediados del pasado mes de noviembre. Por hacer una comparación, las subidas del S&P500 y su máximo rival Ford Motor (F) se sitúan en torno al 8%.

La delicada situación que vivió GM, que la llevó a acumular una gran deuda y a tener que deshacerse de sus grandes marcas como Saturn, Pontiac, Hummer y Saab; parece que ha quedado atrás y ahora el valor de mercado de GM se sitúa en los 58,000 millones de dólares. Cifra ligeramente por encima de la máxima alcanzada por la antigua GM hace unos diez años.

Aún más, GM, quien se declaró en quiebra en junio de 2009 y salió "a flote" un mes más tarde, ahora vale sólo 4,000 millones de dólares menos que Ford. ¿Tiene esto sentido? Sí y no.

Ahora que los analistas de Wall Street vuelven a realizar informes de análisis sobre GM, en su mayoría con comentarios positivos, tal y como era de esperar; es fácil la comparación entre ambas compañías. A favor de GM está el hecho de que es aún más grande que Ford, si tomamos en número de ventas totales. Los analistas prevén unos ingresos totales de 140,000 millones de dólares frente a los 124,000 millones de dólares de Ford para este año. El crecimiento de las ventas de General Motors se espera que sean algo mayores: incremento del 6% para 2011 frente al esperado 4% estimado para Ford.

A su vez, GM concluyó un 2010 más fuerte que Ford, con un salto en las ventas en EEUU del 16% (sin tener en cuenta las marcas abandonadas). Las ventas de diciembre de Ford, con el apoyo de Volvo, que fue vendido al fabricante chino de coches Geely y el cierre de Mercury, crecieron un 8%.

Así que, efectivamente, GM atraviesa un gran momento. Y eso debería de mostrarlo en la próxima muestra de autos de Detroit, que tendrá lugar la próxima semana. La compañía ultima la presentación de su nuevo modelo Buick Verano.



Artículo completo en CNN