Principales ratios para valorar una empresa por fundamentales

La valoración por ratios o múltiplos bursátiles se enmarca dentro del análisis fundamental de compañías cotizadas y entre sus principales utilidades destaca que se utilizan para:

  • Comparar empresas de distinto tamaño
  • Analizar la evolución de la empresa a lo largo del tiempo.
  • Establecer las diferencias entre la situación actual de la empresa y la ideal
  • Comparar los resultados de la empresa con los obtenidos por empresas del sector.
  • Analizar las diferencias con los principales competidores.

Para que su utilización sea eficaz se deben comparar bien con:

  • Los mismos ratios calculados para una empresa, correspondientes a un periodo anterior.
  • El mismo ratio obtenido en el mismo periodo por una empresa del sector.

PER (Price/Earnings Ratio). El PER es el ratio más conocido y más utilizado por la generalidad del mercado. Este múltiplo pone en relación el precio con el beneficio neto.Un PER de diez veces aplicado significaría que a cotización actual y dados unos beneficios realizados, la empresa recuperaría su valor a través de beneficios en diez años. Sería también el tiempo que tardaría un inversor en recuperar su inversión si se repartieran todos sus beneficios como dividendos. Con todas sus limitaciones, el beneficio neto es la magnitud declarada más coincidente con el cash flow libre de la empresa, pero puede estar condicionado gravemente por resultados extraordinarios de distinto signo.  Su principal ventaja es precisamente su fácil uso y facilidad para hacer proyecciones futuras porque los BPA esperados son comúnmente proyectados por los analistas. Y su principal inconveniente, su alta sensibilidad en empresas cíclicas. Distorsiones debidas al nivel de apalancamiento de las distintas empresas cotizadas.

Principales ratios para valorar una empresa por fundamentales.

PCF (Precio/Cash Flow).El precio/cash flow es uno de los primeros ratios utilizados como complemento o matiz del PER. Pone en relación la capitalización bursátil con el cash flow (beneficio neto más amortizaciones). En el largo plazo, la rentabilidad por dividendo tenderá a ser la inversa del Precio/Cash Flow Libre, de ahí su importancia.Su principal ventaja radica en que, al utilizar los flujos de caja de las compañías, elimina las distorsiones que pueden provocar en los beneficios ciertos apuntes contables como las amortizaciones o los ingresos extraordinarios. Puede ser ilustrativo para una comparación entre compañías del mismo sector, en especial si mantienen una estructura de capital (nivel de endeudamiento) similar. No es comparable entre sectores al no tener en consideración las distintas necesidades de CAPEX. Por tanto, su interpretación se sintetiza en, menor PCF actual respecto al ratio histórico, más barata estará cotizando la compañía y a menor PCF respecto a competidores, más barata frente a sus iguales.

EV/EBITDA (Valor de la empresa/ EBITDA).Este múltiplo se obtiene de dividir el Valor Empresa (Capitalización Bursátil + Deuda Financiera Neta), por el EBITDA. Una de sus principales ventajas es su objetividad (excluye términos controvertidos o difícilmente homogéneos como las dotaciones por amortización). No sufre distorsiones, a diferencia del PER, por el distinto nivel de apalancamiento de las distintas empresas cotizadas. Es útil para la valoración de empresas cíclicas. También se debe tener en cuenta a la hora de su interpretación algún inconveniente, como por ejemplo, que se trata de un múltiplo que sólo puede ser empleado como referencia comparativa entre compañías del mismo sector y que, por tanto, tengan unas necesidades de inversión en inmovilizado (Capex) similares. Su interpretación es similar a los ratios anteriores, a menor múltiplo, más infravalorada o barata estará la compañía frente a sus comparables o frente a su precio histórico, en función de con quién estemos comparando.

Principales ratios para valorar una empresa por fundamentales.

PVC (Precio/Valor Contable).  Este múltiplo pone en relación la capitalización bursátil con los recursos propios de la compañía. Es una aproximación patrimonialista y estática a la valoración y no tiene en cuenta la diferente rentabilidad que una compañía pueda estar obteniendo sobre su inversión. Permite, por tanto, conocer el fondo de comercio (goodwill) que el mercado ofrece por la empresa o sector. Es un ratio que, aunque teóricamente comparable entre sectores con una similar estructura de financiación capital/deuda, en la práctica presenta, incluso olvidando el carácter dinámico propio de una empresa, muchos problemas (patrimonio inmobiliario antiguo contabilizado a precio de coste, distintas políticas de amortización). Se trata de un ratio muy recomendable para compañías industriales y financieras y su interpretación es también sencilla, a menor ratio PVC más barata estará la compañía respecto a su precio histórico o a sus competidores, en función de con quién estemos comparando. En este caso, se considera infravalorada una compañía si el múltiplo PVC es inferior a la unidad, es decir, si el mercado está pagando menos por la empresa que su valor contable. Principales ratios para valorar una empresa por fundamentales.

P/NAV: En el caso de que la compañía que queremos analizar sea una SOCIMI o una inmobiliaria, nunca debemos utilizar el PVC, sino el Precio/Valor neto de los activos (P/NAV). Este múltiplo tiene el mismo significado que el ratio anterior, pero tiene en cuenta las plusvalías ocultas en activos. Es el criterio de valoración más relevante en sectores cuya finalidad es la gestión y venta de activos: holdings, inmobiliarias, SOCIMIs, compañías de seguros, etc. Y su interpretación es similar, a menor ratio, más infravalorada la acción, es decir, más barata respecto a competidores, si bien hay que señalar que se acepta un descuento del 30%, es decir, P/NAV en torno a 0,7v al considerar la iliquidez de los activos inmobiliarios. Por tanto, la compañía estará infravalorada con un múltiplo P/NAV inferior a 0,7v. 

Dividendos: Vamos a incluir en nuestro análisis el dividendo, y en este caso, no será un múltiplo o ratio, sino, una rentabilidad. La rentabilidad sobre dividendo-Yield esel indicador que se debe analizar para conocer si una compañía nos va a retribuir adecuadamente y nos va a trasladar rentabilidad vía dividendos. Por supuesto, tratándose de una rentabilidad, a mayor dividendo-Yield, mejor para nuestra inversión, independientemente del sector.

Principales ratios para valorar una empresa por fundamentales

Ahora quiero destacar que la valoración por ratios debe adaptarse no solo a sectores, sino también a momentos del ciclo económico y a circunstancias concretas de política monetaria. Estamos ahora mismo precisamente en un momento en el que la represión monetaria desde los bancos centrales, con subidas de tipos de interés, hace más importante si cabe incluir en el análisis por múltiplos los ratios de solvencia de las compañías. Hay diversidad de ratios que valoran y analizan el grado de apalancamiento de las empresas y su riesgo de balance, pero aquí sintetizaremos el estudio de la solvencia financiera con el ratio más utilizado por su relevancia, el ratio DFN/EBITDA. Este múltiplo nos indica el número de veces que la Deuda Financiera Neta supera al EBITDA y, por tanto, nos está poniendo en relación, las deudas a las que tiene que hacer frente la compañía con la capacidad de generar recursos para afrontarlas. Cuanto mayor sea este múltiplo, mayor dificultad para hacer frente a las obligaciones de pago y por tanto, mayor dificultad para aumentar el endeudamiento y afrontar crecimiento del Grupo. Este ratio también dependerá del sector, siendo tolerables múltiplos de hasta 4 o 5v DFN/EBITDA en sectores con alta visibilidad y recurrencia de ingresos, como sectores regulados, utilities, concesionariasm…mientras que en sectores industriales con ingresos menos recurrentes deben mantener este múltiplo más acotado, por debajo de 3v sería un buen nivel.

Principales ratios para valorar una empresa por fundamentales.

Para el sector financiero, en la banca, dado que su negocio no calcula EBITDA, utilizaremos el CET1 como ratio de solvencia por excelencia y deberá estar por encima de las exigencias del regulador para este múltiplo. En el caso del sector asegurador, la solvencia la mediremos con el ratio de Solvencia II, porcentaje que representa el capital de solvencia obligatoria sobre los fondos propios disponibles. Es deseable un nivel mayor que 100% para este múltiplo. Y en el caso de Socimis y sector inmobiliario, la solvencia la medimos con el Loan to Value, (LtV) o deuda sobre el valor de mercado del activo. Mayor solvencia cuanto menor sea este porcentaje.  

Si quiere saber más, les invitamos a ver nuestro video curso sobre valoración por multiplos del análisis fundamental