Desde que comenzamos a realizar semanalmente esta columna sobre la volatilidad, siempre hemos querido enfocar a los inversores, otra manera de ver los mercados financieros desde el punto de vista de la volatilidad.
Esta semana, concretamente, el viernes con la noticia de la posible quiebra de Irlanda, se disparó el miedo en los mercados, la codicia dejó paso al miedo y esto se tradujo en un subida brusca de la volatilidad, sobretodo, en las primeras horas de mercado. En esos instantes, se llegó a pagar por un opción put at the Money de cualquiera de los dos grandes bancos españoles, un 5% del precio de la acción en ese momento, y con un horizonte temporal de treinta y siete días hasta el vencimiento.

Tenemos que tener en cuenta que los dos grandes bancos españoles, llevan unas pérdidas acumuladas en las últimas tres semanas del 17% aproximadamente y eso se dejó ver en la volatilidad que registró en ese momento su punto más álgido de las últimas semanas. Comentábamos hace dos semanas que la volatilidad continuaba baja en los mercados en general pero que en el sector financiero comenzaba a tener una volatilidad media – alta.

Posteriormente a la apertura y que el Ibex 35 tocara el nivel de 9.900 puntos, con BBVA y Santander en zonas de 8 euros, el mercado comenzó a subir y la volatilidad a descender ligeramente. Este movimiento sincronizado, nos hace entrever que podríamos asistir al suelo de estos dos valores, al menos, a intuir que dicho nivel será un punto fuerte de soporte. Para aquellos inversores que ahora mismo estén dominados por el miedo y no por la codicia, la recomendación para esta semana es la venta de opciones put, vigilando los stops que procedan y si se llegan a ellos se ejecutan.

Volatilidad de BBVA versus BBVA


Un saludo,
Miguel Ángel Cicuéndez y su equipo