El Estado portugués logró colocar hoy una emisión de 500 millones de euros en letras a seis meses por la que recibió peticiones por importe de hasta 974 millones, lo que sitúa el ratio de cobertura de la operación en 1,9, aunque el tipo de interés subió hasta el 2,955%, prácticamente cuatro veces más que en la anterior subasta de este tipo el pasado mes de marzo, cuando la rentabilidad ofrecida fue del 0,739%, según los datos del Intituto de Gestión de la Tesorería de Portugal. La presión de los inversores sobre la deuda portuguesa se ha incrementado notablemente desde que el pasado 27 de abril la agencia Standard & Poor's decidiera recortar en dos escalones la nota de la deuda lusa, hasta 'A-' desde 'A+' con una perspectiva "negativa".