Portugal colocó hoy 1.000 millones de euros en deuda con vencimiento a dos meses a un interés del 4,65%, con una demanda que superó en 2,1 veces la oferta, según informó el Tesoro luso.
El país, que recibirá un préstamo internacional de 78.000 millones de euros para evitar la bancarrota, regresó al mercado para lograr financiación después de la última colocación del pasado 4 de mayo, cuando vendió 1.117 millones de euros en títulos a tres meses con un interés del 4,65 %.