Nuestros vecinos sienten la presión de los mercados que colocan la rentabilidad de su deuda a diez años cada vez más cerca del 8%.

Sus obligaciones a diez años han marcado un nuevo máximo histórico colocándose en el 7,82%. Mientras, la rentanbilidad exigida por los inversores a cinco años sigue su escalada hasta el 8,53%.