Pacific Investment Management, el mayor administrador mundial de fondos de bonos, está invirtiendo cada vez más en deuda corporativa de mercados emergentes, como parte de un plan para aumentar su exposición en las economías de crecimiento más rápido del mundo y en activos con rendimientos más altos.