La presión inflacionista es un problema global en opinión del consejero del Banco Central Europeo, Christian Noyer. "La presión inflacionista se está produciendo en la mayor parte del mundo", ha expresado el también gobernador del Banco de Francia. "El aumento actual de la inflación contrasta con la estabilidad de precios registrada a lo largo de las últimas décadas", ha añadido.