El banco británico Northern Rock, la primera entidad de Reino Unido que tuvo que ser nacionalizada como consecuencia de la crisis financiera, registró pérdidas por importe de 770,9 millones de libras (905 millones de euros) en los seis primeros meses del año, lo que supone un 30,2% más que hace un año, informó la entidad.