Moody´s ha recortado la calificación en uno y dos escalones a varios bancos portugueses.

Tras seguir los pasos de Fitch ayer y recortar la nota de solvencia de Portugal, hoy la agencia de calificación Moody's se ceba también con las entidades financieras bajándoles el rating entre uno y dos escalones.

La Caixa Económica Montepio Geral, la estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD), el Banco Comercial Portugués (BCP), el Banco Portugués de Inversión (BPI), el Banco Espírito Santo (BES), el Banco Santander Totta, filial del Santander español, y el Banco Portugués de Negocios (BPN) fueron revisados a la baja.

Las principales entidades financieras del país han amenazado al Gobierno en funciones con dejar de comprar deuda soberana si el país no pide el rescate financiero.

Además, hoy el Tesoro luso tendrá que pasar un importante examen en la subasta de deuda a 6 y 12 meses que celebrará este miércoles y en la que prevé captar 750.000 y 1000 millones.