El ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrück, no quiso descartar hoy que el gobierno termine rechazando una solicitud de ayuda del consorcio de grandes almacenes Arcandor, lo que llevaría a éste a la declaración de insolvencia como última salida. "Hay que aclarar cómo se puede garantizar el buen uso de las ayudas. Si esto no se resuelve, no quiero descartar un procedimiento de insolvencia como última solución", dijo Steinbrück en declaraciones a la primera cadena de la televisión alemana ARD. Además, Steinbrüch dijo que los primeros que tienen que hacer un aporte para la salvación de Arcandor son los accionistas, los arrendatarios de los locales y los proveedores. Durante el fin de semana, Arcandor, que da empleo a unas 55.000 personas, anunció que tendría que declarar insolvencia si hoy el gobierno rechaza concederle una ayuda de 437 millones de euros.