El acuerdo que han alcanzado los líderes de la Unión Europea para ayudar a Grecia es "muy inteligente", dijo el jueves el ministro alemán de Exteriores, aunque urgió a Grecia a no considerar la ayuda como un cheque en blanco y dijo que el país debe adoptar reformas duras. Guido Westerwelle indicó que habló con la canciller alemana, Angela Merkel, a primera hora del jueves y que acordaron la estructura del plan para asegurar la estabilidad y la solidaridad de la eurozona sin eximir a Grecia de hacer frente a sus problemas presupuestarios. Añadió que los ciudadanos tendrán que apoyar una reformas que probablemente no serán de su gusto.