La canciller alemana, Angela Merkel, aboga por que el próximo presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) sea europeo, tras la dimisión de Dominique Strauss-Kahn.
 
El nombramiento de un europeo continuaría con la tradición, ya que, el cargo ha sido ocupado por europeos desde la Segunda Guerra Mundial.

"Deberíamos proponer un candidato europeo", dijo Merkel en rueda de prensa, aunque declinó pronunciar el nombre de posibles candidatos. "Discutiremos esta cuestión en el seno de la UE", añadió la canciller germana, quien subrayó la "gran importancia de encontrar una solución rápida".

En este sentido, la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, aparece como la favorita de las potencias europeas para reemplazar a Strauss-Kahn al frente del FMI, tras recibir el apoyo de varios de sus homólogos como el sueco Anders Borg e, implícitamente, de la española Elena Salgado.