La canciller alemana Angela Merkel ha asegurado hoy que quiere que Grecia siga siendo parte de la Eurozona, durante su comparecencia tras la reunión con el primer ministro griego, Andonis Samaras.
"La crisis del euro se no se podrá solucionar con un solo golpe de tambor sino paso a paso", ha señalado la canciller, quien ha asegurado que el cumplimiento de las obligaciones es fundamental. "Los hechos tienen mucho más valor que las palabras".

"Estoy convencido de que el plan que estamos aplicando va a a dar frutos muy pronto, cumpliendo nuestras obligaciones" ha señalado por su parte Samaras. No queremos depender del dinero prestado, queremos salir por nuestro propio pie de la crisis, ha añadido el primer ministro heleno.

No queremos dinero,  sólo tiempo para respirar

"No hemos pedido más fondos. No queremos más dinero. Lo único que necesitamos es más tiempo para respirar", ha señalado Samaras.

Grecia ha pedido a los líderes europeos dos años más para cumplir con las exigencias impuestas por la troika (FMI, Bruselas y BCE) a cambio del segundo rescate. Pero tanto Merkel como el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ya han avisado al país heleno que no se pronunciarán al respecto hasta conocer el informe de los representantes de la troika, que viajarán en septiembre a Atenas para pronunciarse sobre los avances en las reformas del pais.