El IBEX-35 abre con caídas provocadas en gran parte por el sector bancario, mientras continúa la inquietud sobre si el problema de deuda de Grecia se resolverá dentro de la Unión Europea o si se acudirá al Fondo Monetario Internacional.