La bolsa española comienza la segunda semana de enero con nuevos descensos para dar paso a varios amagos de rebote que no parecen fructificar. El Ibex 35 cede un 0,35 por ciento y se coloca en los 14.551 puntos aunque, poco a poco, se imponen la volatilidad y los contínuos cambios de signo. Todo después del cierre negativo del Nikkei japonés y del renovado temor a una recesión en EE.UU, tras los últimos datos de empleo en ese país, que han mostrado un panorama poco alentador. El resto de plazas europeas arrancan con descensos discretos, mientras que el cambio euro-dólar se modera hasta las 1.4661 unidades y el futuro del crudo ligero estadounidense se coloca en los 97,39 dólares.
Los Reyes Magos no se han acordado mucho de la bolsa española y le han traido lo que menos deseaba: más volatilidad. No hay bajo el árbol regalo en forma de alzas, de rebote. Y no lo hay por el comportamiento negativo de Wall Street. El primer mercado del mundo reaccionó con fuertes descensos al dato de empleo del mes de diciembre y ese mal tono parece que se traslada este lunes a este lado del Atlántico. En concreto, el desempleo alcanzó el 5 por ciento, dos décimas más que en el mes anterior, mientras que la economía añadió sólo 18.000 puestos de trabajo, frente a los cerca de 50.000 que se esperaban. Se trata del dato más débil desde agosto de 2003. Con referencias como ésta sobre la mesa, los inversores son prudentes, pero aprovechan los bajos precios dejados tras varias sesiones seguidas a la baja para tomar posiciones. Y el dinero llega, sobre todo, a Iberia y a dos constructoras-imobiliarias: Colonial y Sacyr Vallehermoso. Iberia despega con fuerza Los títulos de la aerolínea de bandera española se desmarcan al alza. Repuntan un 5,6 por ciento y alcanzan los 2,83 euros. Le siguen de lejos los títulos de Sacyr Vallehermoso. Repuntan un 3,59 por ciento, tras publicarse que el Ejecutivo galo podría estar alentando la formación de un consorcio de empresas dispuestas a comprar el porcentaje del capital de Eiffage en manos de Sacyr objeto de discordia. En este consorcio figurarían el banco Crédit Agricole, la aseguradora Axa y el grupo de seguros y banca Groupama. Por otro lado, Sacyr ya ha culminado la fusión de la compañía concesionaria Europistas con su filial Itínere Infraestructuras, que ha sido realizada mediante la absorción de la segunda por parte de la primera. Mientras, rebotan las acciones de Colonial, un 3,1 por ciento tras el descalabro de las últimas jornadas.