Las apariencias pueden ser engañosas. A pesar de algunos tropiezos en grandes compañías como Ford Motor (F), esta temporada de resultados ha tenido un arranque muy positivo.

A estas alturas ya conocemos el 40% de los resultados del Q4, y la gran sorpresa hasta el momento ha sido el fuerte crecimiento de los ingresos. Hasta el pasado viernes, en torno al 72% de las empresas del S&P500 habían mejorado las perspectivas de ingresos realizadas por los analistas. Según FacSet, esta cifra se sitúa en el 56% desde comienzos de 2009.

El gráfico del S&P500 de los últimos 12 meses parece confirmar estos buenos datos: