Los reguladores de los mercados de materias primas de Estados Unidos investigan si los grandes protagonistas del sector energético están inyectando información falsa para influenciar las percepciones acerca de la oferta y la demanda del crudo, dicen fuentes allegadas a la investigación. Según publica The Wall Street Journal, uno de los temas que preocupa a los reguladores es que algunas compañías puedan estar ofreciendo información distorsionada sobre sus inventarios para beneficiar sus posiciones en el mercado, indican fuentes cercanas. Caídas inesperadas en los inventarios de petróleo, que la Administración de Información de Energía divulga todos los miércoles, pueden desatar bruscas alzas en el precio de referencia de los futuros de crudo que cotizan en la Bolsa Mercantil de Nueva York.