Los precios al productor de Japón bajaron en mayo el 5,4 por ciento, respecto al mismo mes del año pasado, su peor retroceso en 22 años, debido principalmente al aumento de los precios del petróleo, informó hoy el Gobierno nipón. El informe preliminar del Banco de Japón (BOJ) constata que, el mes pasado, los precios se situaron en 103, respecto a una base de 100 establecida en el 2005. La caída recogida es la mayor desde marzo de 1987, cuando cedió también un 5,4 por ciento interanual y es además superior a las previsiones de mercado, según una encuesta realizada por la agencia local Kyodo, que vaticinaba un retroceso interanual del 5,0 por ciento.