Una situación complicada a los mercados, especialmente en el español. A pesar de los descensos, Nicolás López, director de análisis de MG Valores reconoce que los el Ibex35 no debería moverse más allá de los 9.200 puntos "nivel que se ha mantenido en los últimos descensos".
Los mercados comienzan la sesión con fuertes descensos en una sesión complicada. Y es que “estamos más allá de los límites que- en casos pasados como el rescate de Grecia, Irlanda o Portugal- han sido puntos de no retorno donde los mercados han entrado en espirales de subidas de rentabilidades de la deuda, rebajas de rating…y pesimismo que ha conducido a los rescates de esos países”, reconoce Nicolás López, director de análisis de MG Valores. Este experto advierte de que lo único que ahora hay diferente es que en la cumbre de la UE se han aprobado medidas que dotan al fondo de estabilidad financiera de herramientas para estabilizar a los mercados “y tendremos que ver si en los próximos días esas actuaciones se concretan de alguna forma”. Este experto reconoce que hay dos maneras: intervenir en los mercados – que daría mucha volatilidad- o dar varias alternativas de financiación a tipos de interés razonables. “En cualquier caso, la situación es complicada”.

En declaraciones a Radio Intereconomía, López asegura que “los mercados no se fiarán mientras no haya crecimientos y ahora mismo no se ven”. Pero ¿dónde está el suelo del Ibex35? Este experto asegura que entre 9.200-8.500 puntos está el soporte del selectivo “de hecho los 9.200 fue el nivel mantenido en los últimos descensos pero el principal soporte para la bolsa es que las valoraciones de las compañías son muy bajas – las grandes pueden defenderse bastante bien en un entorno de débil crecimiento- y esperamos que el comportamiento como el de ahora sea puntual”.

La recomendación de este experto pasa por estar en grandes compañías que den un buen dividendo y donde uno pueda ser inversor de medio-largo plazo. “Entrar en estas compañías esperando a que la situación se estabilice y entretanto, cobrar dividendo”.  Lanzarse al mercado en momentos como este, en plenas caídas y niveles de soporte, es delicado. Sin embargo, "para los más especuladores tomaría una decisión al cierre: si el Ibex cierra por encima de los 9.350 puntos – consiguiendo cerrar el hueco de la apertura – nos marcaría un suelo de corto plazo y se podría comprar Repsol, BBVA, Santander". Y es que si pensamos que se alcanzan esos niveles es probable que "alguno de los grandes pueda tener un rebote en los próximos días".