Los contratos a futuro sobre el petróleo subían el lunes debido a los temores de que el huracán Ida podría interrumpir la producción de crudo y gas en el Golfo de México.  Los precios también eran impulsados por la debilidad del dólar, que en las últimas semanas se acercaron a sus niveles mínimos frente a una cesta de monedas, y por la fortaleza de las acciones.  "Ida es por cierto un factor de riesgo, pero por ahora no parece tener las características que causarían algún problemas estructural a los activos petroleros en Estados Unidos", añadió.