Antes del feriado del fin de semana del 4 de julio, las acciones estadounidenses iniciaron el tercer trimestre en territorio negativo a medida que los inversionistas se ponían cada vez más nerviosos sobre las perspectivas para el crecimiento económico y revisaban a la baja su panorama para los resultados corporativos.

Los principales índices de acciones en Estados Unidos cerraron a la baja el viernes tras la publicación de un débil informe mensual sobre el empleo y un descenso en los pedidos de fábrica.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 46 puntos, o el 0,5%, a 9.686; el Índice Compuesto Nasdaq bajó 10 puntos, o el 0,5%, a 2.092; y el índice Standard & Poor's 500 retrocedió 5 puntos, o el 0,5%, a 1.023.

El martes, las perspectivas para las acciones son levemente más optimistas por los avances de los mercados bursátiles de Europa y Asia.


La atención estará puesta en la publicación de los datos del sector no manufacturero de junio del Instituto de Gestión de Suministros.

En Europa, los inversionistas siguieron el ejemplo de los mercados asiáticos y compraron acciones de productores de bienes básicos luego que el banco central de Australia mantuviera las tasas de interés inalteradas e indicara que prevé que la economía del país crecerá, sin evidenciar alarma sobre el panorama de crecimiento mundial.

Las alzas de BP PLC (BP) también daban soporte a los mercados europeos, lo que refleja las esperanzas de que la atribulada acción pueda atraer nuevos compradores.

Los mercados de Asia cerraron el martes en territorio positivo. El índice Nikkei 225 de Tokio cerró con un ascenso de 71,26 puntos, o un 0,8%, a 9.338; el índice compuesto de Shanghai subió un 1,9%, o 45,47 puntos a 2.409,42; y el el índice Hang Seng de Hong Kong avanzó 241,92 puntos, o un 1,2%, a 20.084,12.