Los bonos soberanos japoneses con vencimiento a cinco años experimentaron su mayor repunte de rentabilidad en nueve años por la mayor subida de la inflación en diez años, lo que llevó a que se supendiera la negociación de estos activos. El precio, inverso a la rentabilidad, se desplomó. Los bonos a diez años cayeron hasta un 1,8%, lo que empujó al Tokyo Stock Exchange a suspender la negociación durante 15 minutos. El Gobierno nipón dijo que los precios aumentaron un 1,2% interanual en marzo, lo que puede llevar al Banco Central de Japón a subir los tipos este año. “El mercado está en estado de pánico”, dijo a Bloomberg Masahiro Sato, analista de Mizuho Trust & Banking. “No puedo predecir cuanto puede subir la rentabilidad de los bonos, porque ya han roto todas mis previsiones y la presión de las ventas puede crear el efecto bola de nieve”.