Los bancos españoles incrementaron sus beneficios en el primer trimestre un 36,4%, hasta 4.683,2 millones de euros, una cifra en la que influyeron decisivamente las plusvalías conseguidas con las ventas de participaciones, sin las cuales el aumento hubiera sido del 13%.