La entidad anunciará mañana un beneficio neto atribuido de 772 millones de euros en 2007, alrededor de un 40% menos que el registrado en 2006, debido a los ingresos extraordinarios que obtuvo ese año por la venta de la inmobiliaria Urbis, según la media de los analistas consultados por EFE. La entidad presidida por Ana Patricia Botín dará, de esta forma, el pistoletazo de salida a la presentación de los resultados obtenidos en 2007 por las entidades financieras españolas, un ejercicio marcado por la crisis de liquidez que planea sobre el sector desde el colapso de las hipotecas de alto riesgo ocurrido el pasado verano en Estados Unidos.