Los acreedores de General Motors (GM) tienen que decidir antes de la medianoche de hoy si aceptan la propuesta para cambiar 27.000 millones de dólares de deuda no asegurada por acciones de la nueva GM como ha propuesto el Departamento del Tesoro. La propuesta del Gobierno estadounidense y General Motors a acreedores como Fidelity Investments y Franklin Templeton Investments, así como alrededor de 100.000 individuos que tienen bonos de GM, es recibir un 10% de la nueva GM a cambio de eliminar los 27.000 millones de dólares. La aceptación de la propuesta es el último obstáculo que General Motors tiene que salvar para evitar declararse en quiebra después de que el fabricante y sus trabajadores (tanto en EE.UU. como en Canadá) acordasen nuevos convenios colectivos que reducir los costes laborales de GM.