La junta de accionistas del Royal Bank of Scotland (RBS) ha aprobado hoy la propuesta de ampliación de capital de 12.000 millones de libras (15.097 millones de euros, al cambio actual) anunciada por el consejo del banco el pasado abril, con la que se pretende mejorar las reservas de la entidad. Un 95% de los accionistas ha apoyado el plan, que supone la emisión de unos 6.100 nuevos títulos, mientras que un 96% ha aprobado la emisión de otras 1.000 acciones con las que se pagará el dividendo de mitad de año. El RBS, el segundo mayor banco del Reino Unido, anunció el pasado 22 de abril su intención de llevar a cabo esta ampliación para hacer frente a las consecuencias de la crisis crediticia mundial. Asimismo, señaló su intención de deshacerse de su negocio asegurador. Una vez aprobada la ampliación por los accionistas, mañana comenzará el plazo para la suscripción de las nuevas acciones, que está previsto que comiencen a cotizar el 6 de junio.
El banco indicó entonces que en 2008 prevé sufrir por la crisis unas depreciaciones en sus activos de 5.900 millones de libras (7.419 millones de euros). Además de por la crisis, las reservas del RBS se han visto reducidas por la compra del holandés ABN Amro, que adquirió en 2007 por 71.000 millones de euros junto al Santander y al Fortis, tras imponerse al británico Barclays. El presidente del grupo, Tom McKillop ha afirmado durante la junta que otros bancos también han sufrido los efectos de la crisis y que el RBS se toma muy en serio las lecciones aprendidas de esta experiencia. McKillop ha dicho ante los accionistas que por la venta total o parcial de sus compañías de seguros prevé obtener este año unos 4.000 millones de libras (5.028 millones de euros), con lo que compensará en gran medida las depreciaciones. A pesar de que, tras la ratificación por parte de los accionistas, el dividendo de mitad de 2008 se pagará en acciones, el presidente del RBS se ha mostrado confiado en que el de final del ejercicio se pueda pagar en efectivo. Del mismo modo, ha afirmado que es optimista y que espera que el banco pueda mantener en el futuro un "payout" (el porcentaje de los beneficios destinado al pago de dividendos) del 45%. McKillop ha asegurado que, con la ampliación de capital aprobada hoy, el banco estará más protegido ante un entorno económico que se mantiene "incierto". El presidente del grupo ha indicado que, aunque los riesgos persisten, éstos se recompensan ahora con primas mayores. En cuanto a la adquisición del ABN Amro, ha afirmado que el consejo está centrado en lograr los beneficios de su integración, que calcula en 2.300 millones de euros.