La junta general de accionistas de Iberdrola celebrada hoy en Bilbao ha aprobado con el voto el contra de ACS las modificaciones de sus estatutos, en las que se limita a quince el tamaño del consejo de administración y se fijan nuevas incompatibilidades a los consejeros. El grupo constructor, que desea tener representación en el consejo de administración de la eléctrica, se opuso además al punto sexto del orden del día, en el que se proponía la ratificación de Samantha Barber como consejera externa independiente. Este punto prosperó con un 85,13% de votos a favor y un 13,34% de votos en contra. En concreto, ACS, que tiene un 12,6% de Iberdrola pero que ejerce en la junta derechos de voto por el 10% debido a las limitaciones fijadas por la eléctrica, votó en contra del punto 12.1 del orden del día, acerca de los cambios estatutarios.