Hoy los inversores de FCC, BBVA y Repsol están de enhorabuena, ya que estas compañías abonarán sus respectivos dividendos. No obstante, los accionistas deberán tener en cuenta que las retenciones fiscales han aumentado para este tipo de rentas.

FCC repartirá este martes un dividendo bruto de 0,650 euros por acción a cuenta de los resultados de 2011. Este importe representa un descenso del 9% en comparación con el abonado también a cuenta el pasado año.

Sin embargo, Repsol pagará un dividendo bruto de 0,5775 euros por acción a cuenta de 2011, lo que supone un incremento del 10 % con respecto al abonado en 2010. La petrolera pagará unos 705 millones de euros totales en dividendos, de los que 70,57 millones de euros serán para Sacyr Vallehermoso gracias a su participación del 10% en el capital de Repsol; 91,4 millones para CaixaBank (12,9 %) y 66,9 millones para Pemex, que tras el pacto con Sacyr controla el 9,4 %.

Dentro del sector bancario, BBVA pagará a sus accionistas un dividendo de 0,10 euros por acción. El importe neto máximo que recibirá un accionista de BBVA por sus títulos será de 0,079 euros.

Los accionistas deben tener en cuenta que a finales de 2011 el Gobierno aprobó nuevas cargas fiscales a las rentas de capital. En concreto, las retenciones fiscales que se aplican a las retribuciones de los accionistas suben al 21 % desde el 19 % para importes hasta 6.000 euros, y al 25 % -desde el 21 % anterior- para importes comprendidos entre 6.000 y 24.000 euros.