Los accionistas de la empresa británica de transportes, National Express, que posee en España las compañías Alsa y Continental Auto, dieron hoy el visto bueno a la ampliación de capital de 360 millones de libras (unos 399 millones de euros) anunciada a mediados de mes para reducir la deuda del grupo.