El Gobierno británico ha amenazado a Islandia con bloquear una eventual solicitud de ingreso en la Unión Europea después de que el presidente de ese país, Olaffur Grimsson, se negase a ratificar una ley de indemnización de acreedores extranjeros. El ministro británico de Finanzas confiaba en que Grimsson diese luz verde a las condiciones de devolución de un préstamo de 3.500 millones de euros a los 400.000 ahorradores no islandeses, británicos y holandeses, principalmente. Después de que el presidente islandés optase por someter la ley de indemnización a referéndum nacional, la agencia internacional de calificación del riesgo Fitch rebajó este martes la calificación crediticia del país.