Las ventas mundiales del fabricante automovilístico alemán BMW, que agrupa las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, registraron en los once primeros meses del año un descenso del 12,2%, hasta 1,16 millones de unidades, a pesar de que en el mes de noviembre experimentó un aumento de las entregas del 11,5%, hasta 107.686 vehículos, según informó la multinacional.