Las ventas del sector minorista en el Reino Unido cayeron un 3,9% en junio, el descenso mensual más pronunciado desde 1986, cuando empezó el registro de datos, ha dicho hoy la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS). Este descenso contrasta con el sorprendente incremento de mayo, cuando las ventas del comercio subieron un histórico 3,6%. Los analistas habían pronosticado una caída del sector, debido al retroceso del consumo a consecuencia del encarecimiento del petróleo y los alimentos.