Las solicitudes semanales de subsidio por desempleo en EE UU descendieron en 3.000, hasta las 420.000.
 Los expertos esperaban un número mayor de peticiones, hasta unas 425.000. Por su parte, los reclamos continuos alcanzaron 4,135 millones por encima de los 4,115 millones esperados.