Las solicitudes de beneficios por desempleo cayeron en 33.000 durante la semana que terminó el 19 de abril para totalizar 342.000, según acaba de anunciar el departamento de Trabajo de EEUU. Mejor de lo esperado.