Las solicitudes de beneficio por desempleo en EEUU se recortaron en  4.000 la pasada semana. En la línea de lo esperado por el mercado, para situarse en las 621.000