Las peticiones iniciales de subsidio por desempleo cayeron en 12.000 durante la semana que terminó el 7 de julio para totalizar 308.000, según acaba de anunciar el departamento de Trabajo de EEUU. El dato es mejor del esperado.