El consejero del Banco Central Europeo Juergen Stark señaló que la Unión Europea no dará asistencia financiera a Grecia y que el país heleno no ha controlado sus cuentas públicas ni ha hecho esfuerzos por mejorar su competitividad en los últimos años.
"Quien crea que, al final, la Unión Europea pondrá de su bolsillo para salvar a Grecia se verá defraudado", dijo Stark al diario italiano Il Sole 24 Ore.

El consejero del BCE apuntó también que las ayudas de los Gobiernos amenazan el crecimiento de los mercados financieros.