Para los autores de estas previsiones, 2008 se presenta como el año en el que el mercado laboral sufrió un "cambio radical". Así, el ejercicio finalizó con el mayor aumento interanual del paro registrado en el Inem de toda la historia española, con casi un millón de nuevos parados, que dejó el total de desempleados inscritos en el registro en un nivel nunca conocido: 3.128.963. El paro español se sitúa así como el más alto de la UE y el que más "virulencia" ha experimentado en su crecimiento.

Los peores resultados del año 2008 los tuvo la construcción, que duplicó su número de desempleados, tendencia que, según Afi y Agett, continuará en 2009, si bien, en volumen, fue el sector servicios el que sumó más parados, 490.000 frente a los 300.000 de la construcción.

El ladrillo fue el sector que más empleo destruyó, con 563.000 afiliados a la Seguridad Social menos, seguido de la industria (-188.000) y los servicios (149.000), y la agricultura fue el único sector que generó puestos de trabajo.

"DEBACLE LABORAL" PARA HOMBRES Y EXTRANJEROS


Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading
Otro dato significativo de 2008 fue el hecho de que, por primera vez en la historia, el número de hombres en paro superó al de mujeres. De hecho, siete de cada diez nuevos parados de 2008 y nueve de cada diez bajas a la Seguridad Social correspondieron a varones.

Junto con los hombres, los extranjeros son los que más han sufrido la "debacle laboral" por el momento, al haber duplicado en 2008 su número de parados, hasta un total de 411.000 personas, y las comunidades valenciana, andaluza y catalana han concentrado la mitad del incremento del desempleo.

Para José Antonio Herce, socio director de Economía de Afi, la situación del mercado de trabajo español "no deja ningún resquicio para el optimismo". Así, consideró que es hora de hacer las cosas de otra manera o de hacer más para ganarle la batalla el paro.

"El Gobierno central, especialmente, y los gobiernos autonómicos detentan la llave de las acciones más decisivas en estos momentos. De todos ellos deberíamos esperar bastante más y mejor de lo que hemos visto hasta ahora. Este 2009 es el año en el que todos los estímulos imaginables deberán aplicarse lo antes posible para contrarrestar la recesión laboral", destaca Herce.