La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años permanece sin moverse del 4,36 por ciento en la apertura de la sesión, el mismo nivel que alcanzó al cierre del pasado viernes. De esta forma, el precio de estos bonos -que se mueven a la inversa del rendimiento- se sitúa en el 108,95 por ciento en estos primeros momentos de la sesión, también cerca del 108,99 por ciento que marcó a última hora del viernes.