La rentabilidad del bono europeo a dos años ha llegado a tocar hoy nuevos mínimos históricos en el 1,075%, después de que la cumbre de G-20 aplazara cualquier tipo de marcha atrás en las políticas anticrisis, y sin pistas aún sobre un próximo ajuste al alza en los tipos de interés.