La producción mundial de crudo el año pasado fue de 81,5 millones de barriles diarios, una caída del 0,2%, el primer descenso desde 2002, por los recortes de producción de los países de la OPEP, según el Statistical Review of World Energy 2007 que elabora la petrolera BP. Este ligero descenso (130.000 barriles) fue compensado por aumentos en el bombeo de crudo de países como Azerbaiyán o Rusia, que fueron los que más elevaron su producción. El consumo mundial de petróleo aumentó el 1,1%, ligeramente por debajo de la media de los últimos diez años, que fue del 1,4%. Según explicó hoy en Madrid el economista jefe de BP, Christof Ruehl en el marco del 19 Congreso Mundial del Petróleo, la demanda de las regiones exportadoras de Oriente Medio, América Central, Sudamérica y Africa supuso dos tercios del total, mientras que la de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) descendió el 0,9%. El resto de la demanda correspondió a los países asiáticos, cuyo consumo creció el 2,3%.