La planta que la multinacional automovilística Ford tiene en la ciudad rumana de Craiova recibirá una ayuda del Banco Europeo de Inversiones (BEI), de 600 millones de euros, para afrontar la grave crisis que atraviesa el sector. Según informó hoy la prensa local, de la citada suma, 400 millones de euros serán utilizados para construir una nueva fábrica de vehículos en esa ciudad del sur de Rumanía, así como para renovar las instalaciones ya existentes allí. El resto se destinará a actividades de investigación para el desarrollo de la planta de Craiova, que se llevarán a cabo en Alemania. El crédito del BEI a Ford Rumanía forma parte del paquete de 750 millones de euros que la institución aprobó ayer para la industria automovilística en Europa, que tiene como objetivo que los fabricantes promuevan la eficiencia energética de los coches y reduzcan así la contaminación.