La inflación anualizada de la eurozona se situará en abril en el 1,5%, lo que supone un incremento de una décima respecto al mes anterior, según los datos de la estimación provisional avanzada por Eurostat.
De este modo, el diferencial de precios entre España y la zona euro se sitúa en una décima, después de que el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) en España alcanzase en abril una tasa anual del 1,6%.

En los dos últimos años, la estimación de inflación de la zona euro ha coincidido exactamente en 19 ocasiones con el dato definitivo, mientras que los cinco meses restantes la desviación fue de sólo una décima.