El Índice de Precios de Consumo (IPC) español subió un 0,1% en febrero en relación al mes anterior por efecto, entre otras cosas, del encarecimiento de las gasolinas.

Con ello, la tasa de inflación interanual en el 2%, la misma tasa que en enero, según ha informado el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El mantenimiento de la tasa anual de los precios pone fin a la racha de descensos que venía experimentando el IPC desde el mes de septiembre. No obstante, la inflación se mantiene en niveles de hace más de dos años, pues el IPC no se situaba en tasas del 2% desde agosto de 2010, cuando alcanzó el 1,8%.

La subida mensual del IPC en febrero contrasta con el fuerte descenso del 1,1% que se experimentó en febrero como consecuencia de las rebajas y con el que se puso fin a seis meses de ascensos.

El mantenimiento de la tasa interanual del IPC en febrero viene justificada por el comportamiento de la vivienda, los alimentos y bebidas no alcohólicas, los otros bienes y servicios y el ocio y la cultura. En el caso de la vivienda, su tasa interanual se redujo una décima en febrero, hasta el 3,2%, como consecuencia de que el precio del gasóleo para calefacción subió menos de lo que lo hizo en igual mes de 2011.

Según los datos publicados por el organismo estadístico, la inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se situó en febrero en el 1,2%, una décima por debajo de la tasa registrada en enero.

Por su parte, el Indicador de Precios al Consumo Armonizado (IPCA) situó en enero su tasa anual en el 1,9%, una décima por debajo del dato del mes pasado.